Sin defensas frente a las crisis macroeconómicas no hay desarrollo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Opinión – José Pablo Arellano
El Mercurio

Una de las constantes de nuestra historia económica de casi todo elsiglo XX fueron las crisis económicas. Vivíamos con desequilibriosmacroeconómicos y sufríamos sus graves consecuencias: inflación,crisis externas, desempleo y estancamiento o lento crecimiento.

Cada crisis significaba pérdida de empleos, de ingresos y luego variosaños para llegar al punto previo a la crisis. Así el país no lograba progresar.

Vivíamos, en cambio, tratando de detener la inflación. Un flagelo prácticamente desconocido para lasnuevas generaciones y olvidado por muchos.

La última vez que el país tuvo inflación de dos dígitos fue en 1993, hace casi treinta años. En cambio,en 46 de los cincuenta años previos a 1993, la inflación superó el 10%. Sufrimos descontrolinflacionario con alzas superiores al 70% anual en 1954 y en 1955 y al 45% en 1963. Sufrimoshiperinflación en 1972-1973, y en cada año entre 1972 y 1976 la inflación anual superó el 150%.

Éramos un ejemplo perfecto para los estudios sobre el desarrollo que ha realizado el premio nobel deeconomía Douglas North: “Los países de menores ingresos lo son no porque crezcan más lentocuando lo hacen. Son pobres porque experimentan más años de crecimiento negativo y caídas másprofundas en esos años”.

El origen de estos desequilibrios eran nuestras propias políticas, las que se sumaban a laincapacidad para enfrentar los de origen internacional.

En las últimas tres décadas, esos desequilibrios quedaron en el pasado. El sólido manejo macroeconómico ha sido una característica destacada por todos los análisis del desempeñoeconómico de este período.

Dos bases explican la fortaleza macroeconómica lograda desde la vuelta a la democracia. Primero, laconvicción sobre su importancia, partiendo por los legisladores, autoridades políticas y líderes deopinión. Convicción formada por el alto costo que tenían las crisis macroeconómicas, de las cuales lainflación era uno de los dolorosos resultados.

Segundo, la institucionalidad. Menciono dos aspectos que resultan esenciales: Iniciativa exclusiva delPresidente de la República en todo lo que afecta a gastos, impuestos, seguridad social yendeudamiento público. Así lo acordó el Congreso Nacional en 1969. Después de un debate de añosreconoció el altísimo costo que tenían sus iniciativas desordenadas y desmedidas y aceptó reformarla Constitución y limitar sus atribuciones, aprobando las normas que se mantienen hasta hoy.

Lamentablemente, una mayoría de los actuales legisladores están dispuestos a pasar por encima dela norma constitucional, destruyendo las bases para el buen manejo fiscal y macroeconómico.

El otro componente institucional es el respeto por la independencia y el manejo profesional de lapolítica monetaria. Desafortunadamente basta escuchar a algunos diputados referirse a los informesdel Banco Central para ver cómo esto también se erosiona.

Es urgente detener este declive en las convicciones y en el respeto de la institucionalidad.

Hace seis años el país dejó de crecer por encima de los pares de América Latina. Aun así, mantuvoen lo esencial su buen manejo macroeconómico, dejándonos en condiciones de hacer las reformasnecesarias para retomar el crecimiento.

Si seguimos debilitando el respeto por la institucionalidad y la prioridad de los equilibriosmacroeconómicos, destruiremos esta base indispensable para cualquier camino que pretenda eldesarrollo.

No hay desarrollo posible cuando se destruyen las defensas frente a las crisis. Cuando ello ocurre,toda la atención se concentra en el corto plazo y en combatir la incertidumbre y sus graves efectos.

SALA DE PRENSA

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR