Las implicancias del cambio en la posición financiera neta de Chile

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Si bien las cifras oficiales dan cuenta de un deterioro de la PFN, los expertos concuerdan en que Chile mantiene una buena posición fiscal con un bajo endeudamiento, aunque se debe seguir monitoreando.

En medio de la incertidumbre global generada por el desarrollo de la crisis económica en la Zona Euro en 2011, sumada a los efectos que aún se sentían tras la crisis subprime de Estados Unidos, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín celebraba el “privilegio” que ostentaba la posición financiera neta (PFN) en Chile respecto al mundo, destacando que el país era un acreedor neto, mientras la realidad de la mayoría de las economías era muy contraria a eso.

Sin embargo, de acuerdo al Informe de Finanzas Públicas, ese lugar de privilegio se perdió, pasando a ser deudores netos del resto del mundo, al menos en términos de activos financieros. Según el documento elaborado por la Dirección de Presupuestos (Dipres) la posición financiera neta pasaría a US$-6.166 millones de dólares, equivalente a -2,2% del PIB en 2013 (ver gráfico).

¿Qué implicancias tiene este cambio de posición para Chile? ¿Significa una preocupación a monitorear en los próximos ejercicios?

A juicio de los expertos, si bien reconocen el deterioro, el nivel de endeudamiento no sería preocupante.

Según Cecilia Cifuentes, economista de Libertad y Desarrollo, “Chile de todas formas es uno de los países del mundo con el sector público menos endeudado. Hay países desarrollados con una deuda de más de 100% del PIB, entonces la verdad es que esto es para nada preocupante”.

En esa línea, explica que tampoco era normal tener una posición de acreedor del mundo. 

“La situación que hubo en el gobierno anterior hasta el año 2008, fue en algún grado una situación anormal, porque el precio del cobre subió tanto que la ley obligaba a ahorrar y por ello aumentaban los activos financieros. Entonces, efectivamente hasta ese año la posición financiera mejoró mucho, pero no por una austeridad del gobierno, que no hubo, sino que por que los ingresos subieron mucho por el súper ciclo del cobre”.

Así, sostiene que “el súper ciclo terminó y por ende este deterioro está explicado básicamente porque la holgura del cobre que tuvo este gobierno es mucho menor que la que tuvo la administración anterior”.

De todas formas, afirma que si se toman todos los activos del sector público, y no solo los financieros, “la posición se mantiene y sigue siendo acreedora neta” (ver gráfico).

Por su parte, Jorge Rodríguez, economista de Cieplan, comenta que “Chile tenía durante el gobierno pasado una situación fiscal muy sólida al ser acreedor neto. Actualmente la situación fiscal sigue siendo adecuada según estándares internacionales, a pesar de que este indicador claramente haya empeorado, pero hay que ocuparse de que no siga empeorando durante el próximo gobierno”.

Para ello, señala, es fundamental “no comprometer más gastos permanentes sin contar con nuevas fuentes permanentes de ingresos”.
Es fundamental no comprometer más gastos permanentes sin contar con nuevas fuentes permanentes de ingresos

Mientras, Patricio Rojas, economista y socio de Rojas & Asociados, dice que “por mucho tiempo nosotros tuvimos más activos que pasivos, por lo tanto, claramente mostraba una posición financiera bastante buena. Hoy el gobierno, en el último tiempo ha emitido deuda en peso, fundamentalmente para poder apoyar el tipo de cambio”.

En tanto, de acuerdo a la ley de Presupuestos para el próximo año enviada por el Ejecutivo al Congreso esta semana, la autorización de endeudamiento es de US$6.000 millones, cifra en línea con lo otorgado en los erarios anteriores.

“Normalmente se da con el tejo bastante pasado, pensada básicamente para un evento de guerra o un desastre para poder actuar rápido sin la necesidad de ir al Congreso para aprobar una ley que impida actuar. Pero si bien todos los años hay un endeudamiento, está bastante por debajo de ese límite”, explica Cifuentes.

Asimismo, afirma que “es muy importante para el desarrollo del mercado de capitales y para profundizarlo, que haya deuda pública porque eso da el benchmark de endeudamiento para las empresas”.

Al respecto, Rojas advierte que “también se debe considerar que el Fisco todos los años pide autorización para endeudarse por US$6.000 millones y ese endeudamiento es el que va deteriorando la posición neta”.

Fuente: Pulso

OTRAS NOTICIAS

22/03/2019

Más allá de Unasur y Prosur

SEGUIR LEYENDO20/03/2019

Alejandro Foxley participa en inauguración del año académico de la Universidad de Talca

SEGUIR LEYENDO15/03/2019

Columna La Tercera: Economía y quiromancia

SEGUIR LEYENDO01/03/2019

Ignacio Walker: «Es un deber patriótico que gobierno y oposición alcancen un acuerdo en torno a la reforma de pensiones»

SEGUIR LEYENDO29/01/2019

Raúl E. Sáez en Cooperativa: «Brexit: ¿y ahora qué?»

SEGUIR LEYENDOVER TODAS

SALA DE PRENSA

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR