Jorge Rodríguez: Proyecciones económicas

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

El crecimiento de los últimos años en Chile ha sido empujado claramente por la demanda interna, la que ha mostrado tasas de crecimiento mayores que las del PIB. En 2013 seguirá siendo así, pero ello no es sostenible a largo plazo. Para 2013 el crecimiento del PIB debiera estar en un rango entre 4% y 4,5%.

¿Cómo viene el panorama económico 2013? 
El 2013 se comenzará a notar que nuestro crecimiento de los últimos años ha tenido un alto componente coyuntural, puesto que nuestro crecimiento potencial sigue en torno a 5%. Esto nos tiene que llevar a concentrar esfuerzos en aumentar nuestra productividad, capacidad de emprendimiento e innovación, junto con mejorar la calidad de nuestros recursos humanos y aumentar la participación laboral femenina.

¿Qué tanto afectará la trayectoria que tome la economía global al crecimiento de Chile? 
Chile es como el ejemplo de libro de texto de economía pequeña abierta al resto del mundo, por lo que nuestro destino está inevitablemente ligado al crecimiento global. En los últimos años el carro lo ha tirado nuestra demanda interna, pero esa situación no se puede sostener por siempre.

¿Cómo prevé el desempeño del cobre y del petróleo para el año que viene? ¿Qué efecto tendrá en Chile ese desempeño que Usted prevé? 
Lo que prima es una alta incertidumbre, pero no se visualiza una caída brusca. Las economías emergentes han permitido en los últimos años mantener los precios de los commodities en niveles altos, compensando el efecto del magro desempeño que han tenido las economías más desarrolladas. La desaceleración de las economías emergentes, principalmente China, ya se ha comenzado a notar este año en el precio del cobre, pero todavía estamos en un rango de precios bastante altos, si se toma en consideración un ciclo más largo. 

¿Seguirá siendo el consumo interno el principal motor de nuestra economía? ¿Cuál es la proyección de crecimiento que maneja para 2013?
El crecimiento de los últimos años en Chile ha sido empujado claramente por la demanda interna, la que ha mostrado tasas de crecimiento mayores que las del PIB. En 2013 seguirá siendo así, pero ello no es sostenible a largo plazo. Para 2013 el crecimiento del PIB debiera estar en un rango entre 4% y 4,5%, y el crecimiento de la demanda unos 0,5 puntos más arriba.
Tenemos que concentrar esfuerzos en aumentar nuestra productividad, capacidad de emprendimiento e innovación, junto con mejorar la calidad de nuestros recursos humanos y aumentar la participación laboral femenina.
La tasa de desempleo no debiera subir de 7% en 2013, ¿qué le parece esa proyección? ¿Qué factores prevé que podrían modificar la situación de virtual pleno empleo que tenemos?
Por la forma en que estamos midiendo el empleo –haber trabajado al menos una hora la semana anterior- una desaceleración suave de la actividad económica no debiera tener un efecto muy pronunciado en la tasa de desempleo en 2013. Pero sí pudiera tener un efecto, en el margen, en la calidad de los empleos, con empleos de menos horas o más informales. En este sentido, hay que tener mucha precaución cuando se señala que estaríamos en pleno empleo, ya que hay un grupo importante de personas que aparecen como empleadas pero que tienen una cantidad relevante de horas disponibles.

¿Cuál será la tendencia que mostrará el peso chileno el próximo año? ¿En qué niveles o bajo qué circunstancias se requiere una intervención? 
El tipo de cambio en 2013 no debiera mostrar un valor muy diferente al actual, por lo que la discusión sobre la necesidad de una intervención del Banco Central seguirá presente. En el corto plazo estos esfuerzos sirven para no exacerbar la apreciación del peso. El Fisco también puede hacer su aporte, reduciendo -o al menos informando- sus descalces cambiarios que lo llevan a tener que vender sumas importantes de dólares para financiar gasto en pesos. Pero nada de esto es sostenible si no se actúa en paralelo pensando en aumentar nuestra competitividad estructural de largo plazo, que se asocia más a nuestra capacidad de emprendimiento e innovación, así como a la calidad de nuestros recursos humanos.

¿Cómo ve el tema enérgico para 2013? ¿Qué medidas es clave impulsar el año que viene para evitar la ocurrencia de una crisis energética futura? 
La disponibilidad de energía a costos razonables puede transformarse en uno de nuestros principales cuellos de botella para crecer. Ello no ocurrirá de un minuto a otro. No se trata de un problema puntual, como podría ser que haya sequía en 2013. Se trata de un tema estructural: si no tomamos decisiones estratégicas como país hoy, las consecuencias se empezarán a sentir con fuerza en 5 a 7 años más. En este sentido, pareciera que actualmente existe una preferencia ciudadana por invertir en energías más limpias, pero no es difícil intuir que esas preferencias no tienen bien internalizados los costos que ello implica, ya sea que se traduzcan en tarifas, o que se esté pensando en subsidios estatales que de todas maneras requieren financiarse de alguna forma.

¿Hay otro factor que estima será especialmente relevante por su incidencia en la economía nacional en 2013? 
En los resultados macroeconómicos locales no hay que olvidar el rol de la política fiscal. Dado que en Chile el Estado explica en torno a un cuarto de la economía, lo que haga o deje de ser el Fisco tiene un impacto muy importante. Basta ver lo que influyó el impulso fiscal de 2009 en la rápida recuperación de la economía en 2010 y 2011. Cuánta dosis aplicar de impulso fiscal contracíclico en 2013 dependerá de la magnitud de la desaceleración, la que habrá que ir monitoreando. 

Fuente: CIEPLAN


SALA DE PRENSA

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ignacio Walker: Otro país

¿Cómo se gobierna Chile con los independientes (generalmente anti partidos) convertidos en la primera fuerza política nacional, con el PC/FA constituidos en fuerza hegemónica en

LEER MÁS