Expertos desmenuzan el sistema de los partidos políticos chilenos

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Como parte del Proyecto CIEPLAN-CEP sobre Reformas a los Partidos Políticos en Chile, Juan Pablo Luna y Fernando Rosenblatt, profesores y cientistas políticos de la Universidad Católica de Chile, presentaron su documento de trabajo titulado “Diagnóstico de funcionamiento de los partidos políticos en Chile”. Su exposición fue comentada por Álvaro Elizalde(Partido Socialista) y Daniel Platovsky (Renovación Nacional).

El documento de trabajo que Juan Pablo Luna y Fernando Rosenblatt presentaron en el taller CIEPLAN-CEP se basa en una investigación cualitativa que consistió en más de 50 entrevistas a a líderes de los partidos de la Concertación, la Coalición por el Cambio, el PRI y el PRO. Las entrevistas se realizaron entre diciembre de 2010 y julio de 2011. Una de las conclusiones es que los líderes partidistas entrevistados coinciden en cuanto a las ventajas del sistema de partidos en Chile: es estable, es serio, es moderado y produce políticas públicas efectivas.

Sin embargo, los mismos dirigentes reconocen que existen una serie de problemas asociados al sistema partidario chileno, entre ellos una sensación de ilegitimidad entre los ciudadanos, la tendencia a la anti-política (no se puede hablar de partidos sin ser rechazado) y la atomización programática (no existe cohesión programática). Las causas de estos problemas serían principalmente institucionales (el sistema electoral, el gobierno corporativo de los partidos) y sociales (“La sociedad cambió pero los partidos no supieron adaptarse a ella”, afirman los autores).

Según Juan Pablo Luna y Fernando Rosenblatt actualmente en Chile se pueden identificar tres tipos de partidos políticos: el primero, lo constituye una coalición laxa de liderazgos individuales (sería el caso de Renovación Nacional y el Partido por la Democracia); el segundo, los antiguos partidos de masa (el caso de la Democracia Cristiana y el Partido Socialista); y el tercer tipo lo constituyen los llamados “partidos fundacionales”, como lo sería la Unión Demócrata Independiente.


«El equilibrio entre estabilidad y representatividad política es casi imposible de lograr… no existe ‘una llave mágica’ para solucionar el problema”.


Fernando Rosenblatt

Uno de los problemas graves que enfrenta el sistema partidista chileno es que éste se quedó “congelado” y, crecientemente, va perdiendo legitimidad entre los ciudadanos, poniendo en peligro la estabilidad política de las últimas dos décadas. Según Rosenblatt, lo crucial es pensar en introducir reformas para mejorar el sistema de partidos, pues con la constelación actual no será posible lograr la meta del desarrollo. De acuerdo a Rosenblatt, el equilibrio entre estabilidad y representatividad política es casi imposible de lograr, por lo que no existe “una llave mágica” para solucionar el problema. Lo mejor es que los reformadores analicen cuál es el sistema político y el país que quieren y a partir de ahí iniciar la discusión.

En sus comentarios a la exposición de los cientistas políticos de la Universidad Católica, Daniel Platovsky, miembro de la directiva de Renovación Nacional y presidente del consejo del diario La Nación, afirmó que las directivas de los partidos han tendido a “parlamentarizarse”. Las bases ideológicas de los partidos han perdido influencia frente al control que ejercen los parlamentarios, en especial los incumbentes. “Es muy difícil convencerlos de que cedan cuotas de poder”, afirmó Platovsky, señalando que no casualidad que casi todos los presidentes de partido son parlamentarios.

Según Platovsky, una razón importante que explica la seria crisis de representatividad que vive Chile es que los partidos son organizaciones con estructuras anticuadas que no representan una nueva visión de la sociedad.

En su intervención, Álvaro Elizalde, ex Superintendente de Previsión Social y miembro del Partido Socialista, concordó en que hay claras señales de que el sistema de partidos chilenos está en crisis. “Pero sin partidos políticos fuertes la gran perjudicada es la democracia”, aseguró. Según Elizalde, hay que emprender ciertas reformas en las que se debería poner mayor énfasis en el origen del gasto y transparencia de los partidos, instaurar gobiernos corporativos con reglas nítidas para los partidos, regular o insertar de alguna forma el papel que desempeñan los centros de estudios en la vida partidaria y realizar elecciones primarias, entre otras medidas. Elizalde enfatizó el hecho de que en varios partido políticos la nominación de candidatos se realiza mediante procesos poco democráticos, y que es más una suerte de “casting” que un proceso político serio.

La próxima sesión del proyecto CIEPLAN-CEP, que dirigen Francisco Díaz, investigador senior de CIEPLAN, y Lucas Sierra, investigador del CEP, se realizará el 14 de noviembre en el auditorio de CIEPLAN. En ese taller se presentarán y discutirán dos documentos de trabajo: “Financiamiento Político en Chile: Campañas de 2009 y 2010”, de Claudio Agostini, Profesor de la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez; y “Mejoras al financiamiento privado de la política”, de Salvador Valdés, ex investigador del CEP.

Fuente: Cieplan

SALA DE PRENSA

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR