Expertos analizan luces y sombras del gobierno

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Ad portas del tercer aniversario del gobierno de Sebastián Piñera, surgen los balances. El investigador senior de Cieplan, Francisco Javier Díaz y el decano de la Facultad de Gobierno de la Universidad del Desarrollo (UDD), Eugenio Guzmán, realizan un singular análisis de los hitos que han transformado la agenda de la administración Piñera y cuál será finalmente, su legado.

Ambos coinciden en que el terremoto y las demandas estudiantiles de 2011, marcaron los principales ejes que se integraron a la agenda original, la que para Díaz era “muy pobre”. En tanto, para Guzmán la respuesta que dio el gobierno al conflicto estudiantil no era necesaria y resultó además perjudicial, ya que, asegura, en un próximo gobierno se retomará y con más fuerza, el tema. 

Respecto a la posibilidad de continuidad de un gobierno de derecha, Díaz la descarta completamente y asegura que de llegar, será Michelle Bachelet quien ocupe la banda presidencial en 2014. Guzmán asegura que los conflictos al interior de la Concertación le pasarán la cuenta a la ex Mandataria.

– ¿Cuál fue el impacto de sucesos como el terremoto y las demandas sociales en el desempeño del gobierno?
– El terremoto y las demandas sociales demostraron lo poco ambicioso que era el programa de gobierno. Este es un gobierno con metas de gestión muy altas, pero escasas y poco ambiciosas en las transformaciones.

– En perspectiva, ¿cómo varió la agenda en materia energética, luego del llamado telefónico presidencial por Barrancones?
– Retrasó fuertemente las decisiones en materia energética y retrasó la implementación de la institucionalidad ambiental.

– En materia internacional, ¿cómo ha afectado la crisis internacional los planes del gobierno?
– Se ha notado un manejo adecuado en lo que es la salida en una crisis. El gobierno ha mantenido la estrategia de recuperación y lo ha hecho bien.

– Sin embargo, se han debido enfrentar a una serie de conflictos limítrofes…
– Esta es un área donde ha mostrado una inercia poco entusiasmante, especialmente en el caso boliviano donde ha habido un retroceso en la confianza.

– En el ámbito local, uno de los aspectos que más celebra el gobierno son los logros económicos…
– El gobierno no ha introducido ninguna reforma económica importante, estas cifras se deben a que el gobierno mantuvo un adecuado manejo macro y que se ha consolidado la buena trayectoria.

– El gobierno se ha visto marcado por las tragedias, ¿cómo a su juicio, impactaron los planes del Ejecutivo?
– El terremoto marca evidentemente a un gobierno porque altera plazos, ellos tuvieron que llegar y hacerse cargo de una gran emergencia con equipos completamente nuevos. Los 33 mineros de Atacama, que terminó siendo la tragedia de la tragedia, donde el gobierno pretendió darle un abuso comunicacional y terminó revirtiéndose y golpeándolo en la cara. Ahí comenzó a consolidarse la falta de credibilidad y la baja aprobación.

– Luego de esta tragedia surgieron una serie de promesas en materia de seguridad laboral…
– Cómo no va a tener problemas de credibilidad si en uno de los hechos del cual más se vanaglorió, como es el de los mineros, y que prometió mejorar los estándares de calidad de seguridad laboral y no hizo nada.

– ¿Qué conflicto social produjo mayor incidencia en la agenda?
– Evidentemente educación, en esta materia el gobierno tenía una agenda pobrísima. Ahí el mérito es del ministro Harald Beyer que le dio un contenido de política pública a la respuesta ante la crisis.

– El gobierno respondió a esta crisis con una reforma tributaria, que de acuerdo al programa presidencial, nunca estuvo en los planes del presidente…
– La reforma tuvo como objetivo generar algo de caja y responder a una demanda política, pero esta no es la reforma que necesita Chile y como fue insuficiente, el tema queda abierto para un próximo gobierno.

– ¿Con qué hito se recordará a este gobierno?
– El post natal, que es una medida importante que el gobierno logró implementar.

– A pesar de la aprobación, ¿Sebastián Piñera será capaz de entregar el gobierno a un candidato de la Alianza?
– Yo creo que no, yo creo que la próxima presidenta va a ser Michelle Bachelet.

Eugenio Guzmán, decano facultad de gobierno UDD:

«Si el gobierno tiene como solo objetivo mejorar su popularidad, no va a bastar para ganar la elección»

– ¿Cómo afectaron el terremoto y las revueltas sociales los planes del gobierno?
– Siempre la contingencia modifica cualquier plan y provocó un efecto institucional que dejó en evidencia debilidades que tenía nuestro Estado. El movimiento estudiantil logró desviar gran parte de los recursos del ámbito pre-básico o básico al universitario e hizo que gran parte del programa girara en esa línea.

– En materia energética, ¿cómo afectó los planes del Ejecutivo la llamada del presidente en el caso Barrancones?
– Fue un golpe muy duro y no hizo más que confirmar que el tema energético no iba a tener una influencia significativa sin la anuencia del Ejecutivo.

– ¿Como han influido las crisis internacionales en los planes iniciales del gobierno?
– No han tenido gran impacto. La nuestra es una economía que ha demostrado ser sólida en sus instituciones.

– Pero no se pueden dejar de lado los conflictos limítrofes…
– Las cosas han mejorado. Con Bolivia la situación está mal, pero responde más a una lógica de política doméstica de Morales.

– Respecto a la economía del país, ¿son las buenas cifras resultado de políticas de este gobierno?
– El gran legado de este gobierno va a ser la situación económica. Tanto así que el desafío de la oposición es cómo mantiene, en un eventual gobierno, esta posición.

– Otro punto que ha marcado a este gobierno son las tragedias, ¿cuál ha sido la más significativa a su juicio?
– Los mineros, que tuvieron un impacto positivo tremendo. El gobierno aprovechó muy bien en materia comunicacional.

– Sin embargo, luego de esa tragedia se hicieron grandes promesas en el ámbito laboral…
– Hay que entender la forma en cómo funciona la lógica legislativa, finalmente fue un problema de fiscalización, donde no se cumplían las normas de seguridad.

– Debido al conflicto estudiantil se implementó una reforma tributaria que nadie esperaba, ¿fue una buena respuesta?
– Probablemente no era necesario. Y aquí hay una crítica, porque en el fondo en un futuro gobierno nuevamente la discusión va a empezar por ahí.

– ¿Es la seguridad uno de los grandes pendientes de esta administración?
– Desafortunadamente para el gobierno, existe esa sensación porque las metas que se plantearon fueron muy ambiciosas. Pero las cifras son bastante razonables. Creo que es posible se cumplan las metas, otra cosa es cuánto perciba la gente que se cumplió.

– La aprobación tampoco ha acompañado a este gobierno, pero ¿se merece los tan bajos niveles de aprobación?
– Es injusto, no se lo merece dado el rendimiento y el desarrollo de los logros. La derecha no vale 26%.

– ¿Cuáles son los pendientes para 2013?
– Creo que es poco. El tema energético va a quedar flaco y va a estar así varios años más.

– ¿Por qué será recordado este gobierno?
– Por enmendar muchas de las deficiencias que tenia nuestro sistema gubernamental y el voto voluntario que es un cambio institucional notable.

– ¿Alcanza para entregarle el gobierno a un candidato de la Alianza?
– Creo que se puede. La ex presidenta Bachelet enfrenta un escenario bastante complejo, una Concertación con poco liderazgo. Ya sabemos que la popularidad no se transmite, si el gobierno tiene como solo objetivo mejorar su popularidad, no va a bastar para ganar la elección.

Fuente: Diario Financiero


SALA DE PRENSA

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR