Cieplan: Innovación Tecnológica en Latinoamérica

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Estudio compara la distancia frente a la innovación entre importadores de América Latina y los asiáticos.

Para insertarse competitivamente en el mundo global los países requieren incorporar tecnología moderna en su proceso productivo. Esa es una de las conclusiones a la que llegó el estudio “Perspectiva de la Innovación Tecnológica Latinoamericana” elaborado por Patricio Meller y Joaquín Gana de la Corporación de Estudios para Latinoamérica (Cieplan) que busca conocer por qué es tan baja la capacidad de innovación en nuestra región.

Según el paper, para que país tenga un crecimiento sostenido debe poseer una capacidad tecnológica adecuada, es decir, “tiene que progresar velozmente al mismo compás que el promedio del resto del mundo para seguir en el mismo lugar”. 

En ese sentido, el documento compara la región con las naciones asiáticas. Precisa que “la evidencia empírica revela que los países asiáticos están pasando a la vanguardia económica y tecnológica mundial, mientras los países latinoamericanos van quedando relativamente cada vez más rezagados”.

¿Cómo cambiar este panorama? según el estudio, los países latinoamericanos deberían contar con una capacidad tecnológica dinámica. Esto implicaría superar diversas etapas: transferencia tecnológica, adopción, adaptación y diseminación de la tecnología moderna a nivel local, para alcanzar eventualmente la etapa de la innovación.

Meller y Gana, esbozan una respuesta para diferenciar el enfrentamiento ante la tecnología de los dos sujetos comparados: “el empresario latinoamericano es un usuario pasivo de la tecnología. No cree necesario incurrir en costos asociados al aprendizaje del know how tecnológico moderno; en un mundo global integrado, tiene menos costo y menor riesgo dedicarse a importar permanentemente” los dispositivos. 

En cambio, agregan, el empresario asiático tiene la motivación por comprender la tecnología para facilitar el proceso de adopción y adaptación; además, tiene el objetivo de largo plazo de producir mejoramientos e innovaciones. “El empresario asiático tiene como objetivo (de largo plazo) convertirse eventualmente en un exportador de tecnología”, señalan.

Para impulsar este cambio de mentalidad precisan que las empresas latinoamericanas deberían invertir más en Investigación y Desarrollo (I&D).

SALA DE PRENSA

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR