Alejandro Foxley y sus inicios en la vida pública

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

El titular de CIEPLAN recuerda sus inicios en política, su vida estudiantil y aborda la contingencia.

Ministro de Hacienda durante el gobierno de Patricio Aylwin. Canciller con Michelle Bachelet. Senador democratacristiano por Santiago Oriente entre 1998 y 2006. Fundador y actual presidente de la Corporación de Estudios para Latinoamérica (CIEPLAN), Alejandro Foxley Rioseco ha desempeñado una activa labor también como académico y autor de libros sobre economía, desarrollo y democracia.

Doctor Honoris Causa de las universidades de Indiana y Wisconsin en Estados Unidos, ha sido gobernador del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Además es profesor visitante de la Universidad de Notre Dame (EE.UU) y de la Universidad de Oxford (Inglaterra). Pero su alma mater ha sido siempre la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso donde estudió Ingeniería Civil Química entre 1957 y 1962. De ese periodo, recuerda la alta exigencia que tenía la Escuela de Ingeniería, ocasión que le llevó a dedicar muchas horas de estudio para lograr un buen rendimiento. “Había un ambiente amistoso en la Universidad, tanto al interior de las carreras como entre las escuelas. Fueron años muy gratos desde el punto de vista de la convivencia”, afirma.

¿Cómo era estudiar en la UCV a fines de la década del 50?

“La Escuela de Ingeniería era como un ‘club’ bien exclusivo porque los niveles de exigencia para ser aceptado eran muy altos. Sin embargo, siempre tuve la oportunidad de compartir con otras carreras, como por ejemplo, Derecho. Incluso fui ayudante de una cátedra de Economía en esa Escuela”.

Usted también fue presidente de la Federación de Estudiantes…

“Sin buscarlo me propusieron como candidato a la presidencia de la Federación y fui electo. Junto con otros cuatro o cinco presidentes de federaciones de estudiantes, enviamos una carta pública al Presidente de Estados Unidos, en la que defendíamos la Revolución Cubana en su primera fase. En ese momento, el proceso se veía como genuino para abrir caminos a quienes habían sido excluidos por la dictadura de Fulgencio Batista. Eso no obsta a que hoy tenga una visión crítica de la Revolución Cubana luego de 50 años en que no ha cambiado su liderazgo”.

Ese momento le marcó posteriormente, me imagino…

“Un efecto de esa carta fue que el Presidente de Estados Unidos nos invitó a visitar su país por alrededor de tres semanas. Luego, Fidel Castro nos invitó por un periodo similar a la isla. Hicimos esos dos viajes y fue una experiencia que me cambió la vida, ahí entendí que debía involucrarme en asuntos públicos. A partir de eso decidí terminar Ingeniería y hacer un Doctorado en Economía, interesándome mucho más los asuntos sociales y políticos. Fue una experiencia decisiva”.

DOCTOR HONORIS CAUSA EN 2006

Cuando Alejandro Foxley ingresó a la UCV quería estudiar Ingeniería Civil, Civil Industrial o Economía, pero estas carreras no se impartían en la ciudad puerto. Siendo el mayor de un total de siete hermanos, su familia no contaba con la holgura económica para enviarlo a Santiago y la única Escuela de Ingeniería que tenía la ciudad era la de la Universidad Católica de Valparaíso, la que además era reconocida por su excelente nivel. Así que ingresó a cursar Ingeniería Civil Química, posteriormente hizo un Doctorado en Economía en la Universidad de Wisconsin y se especializó en esa área.

¿Cómo recibió la distinción de Doctor Honoris Causa que obtuvo en la PUCV en 2006?

“Es un reconocimiento que muchos profesionales deberían tener hoy. Ello, porque hice un camino, desde una familia con problemas económicos, que me permitió llegar al Senado, al Ministerio de Hacienda y a la Cancillería, desde una carrera muy técnica y una universidad de provincia. En consecuencia, lo veo como un reconocimiento al esfuerzo, parecido al de miles de jóvenes que provienen de entornos similares, de familias de clase media con dificultades y que dentro de su desarrollo profesional han logrado influir y poner un sello en su desempeño. Me siento representante de ellos”.

¿Cuál cree que es el principal camino para alcanzar una mejor relación con nuestros países vecinos –Perú y Bolivia considerando las diferencias limítrofes que tenemos en la actualidad?

“En el caso de Perú tenemos la gran oportunidad, independiente del fallo de La Haya, de mirar al siglo XXI. Eso es lo que le transmití permanentemente a mi par peruano cuando era Canciller de Chile. Superado el tema de La Haya, el primer instrumento que tenemos a mano es la Alianza del Pacífico y debemos transmitirle a nuestros vecinos que vamos a ser socios permanentes y confiables en esa iniciativa. Respecto de Bolivia, durante el gobierno de la Presidenta Bachelet tuvimos excelentes relaciones y creo que estuvimos cerca de encontrar algún tipo de solución de mejor acceso al mar para Bolivia. Mi anhelo a futuro es que esa solución la podamos concretar, se lo merecen Chile, Bolivia y la región para avanzar hacia una mayor integración”.

¿Cuál sería el principal obstáculo que no permite a los países de América Latina consolidar su modelo de democracia y de desarrollo?

“El primer obstáculo son las desigualdades, las que siguen siendo enormes en Chile, donde personas que viven en una misma ciudad están separadas por barreras invisibles. El ingreso es una de ellas, también el acceso al trabajo, la educación e incluso hay barreras culturales. Ahí debemos hacer una autocrítica, porque hemos avanzado poco y es una tarea central que brinda estabilidad a la democracia. 

Vinculado con lo anterior, debemos entender que el país ha crecido bastante y hay que abrir un camino ancho a la clase media, especialmente a la nueva, esa que dejó la pobreza y que son alrededor de dos millones de chilenos en los últimos 20 años. Es un grupo que desea disfrutar con más seguridad de los beneficios de este crecimiento. Hoy tienen acceso a muchos bienes, pero se sobre endeudan. Hay algunos proveedores que cobran sobreprecios y que no están suficientemente regulados. En conclusión, reducir la desigualdad y generar una red de protección social para la clase media
son los dos principales desafíos”.

> Descargar entrevista en PDF (Revista) 

Fuente: PUCV / CIEPLAN

OTRAS NOTICIAS

22/03/2019

Más allá de Unasur y Prosur

SEGUIR LEYENDO20/03/2019

Alejandro Foxley participa en inauguración del año académico de la Universidad de Talca

SEGUIR LEYENDO15/03/2019

Columna La Tercera: Economía y quiromancia

SEGUIR LEYENDO01/03/2019

Ignacio Walker: «Es un deber patriótico que gobierno y oposición alcancen un acuerdo en torno a la reforma de pensiones»

SEGUIR LEYENDO29/01/2019

Raúl E. Sáez en Cooperativa: «Brexit: ¿y ahora qué?»

SEGUIR LEYENDOVER TODAS


SALA DE PRENSA

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ignacio Walker: Otro país

¿Cómo se gobierna Chile con los independientes (generalmente anti partidos) convertidos en la primera fuerza política nacional, con el PC/FA constituidos en fuerza hegemónica en

LEER MÁS