Patricio Meller en entrevista con Pulso y radio Pauta

El director de proyectos de Cieplan se refirió a las protestas que se han vivido los últimos días en todo Chile.

Radio Pauta

«En la resolución de los problemas sociales, el mercado no es sustituto del Estado», dice el economista Patricio Meller.

«Pero no es simple. No es que el Estado no cometa errores, pero tiene que transparentar todo lo que hace».

Diario Pulso

Patricio Meller tiene una mirada crítica del comportamiento de la empresa privada durante las últimas décadas. Principalmente con el precio que se cobra en Chile por varios productos, que en general son más elevados en comparación a otros países del mundo. Un ejemplo de eso son los valores de los medicamentos.

¿Considera que, durante los últimos años, los políticos en general se fueron alejando de la ciudadanía y por eso cada vez menos gente participa en los procesos electorales?
Las personas quieren que la élite los escuche. Hasta ahora los políticos han sido los únicos que han hablado, y en esto el Presidente es el campeón. Tiene que ver con el sistema democrático. Se ha puesto en conflicto la democracia representativa con la participativa. Necesitamos la mezcla de ambas.

Algunas de las principales consignas que hay en las manifestaciones apuntan a que se debe cambiar el modelo económico del país, ¿el problema actual tiene que ver con el sistema que rige en Chile?
Debemos empezar a ver qué es lo que ha hecho el modelo económico en Chile. Y lo que ha hecho es transformar a la sociedad en enclaves económicos. Vivimos en un club, separados. La democracia debe servir los intereses de la mayoría. El modelo se ha focalizado excesivamente en maximizar el excedente a los productores en desmedro de los excedentes a los consumidores. Se pensó que esta economía de mercado de lo que trata es proteger a los empresarios, para que tengan mayor rentabilidad y eso genera mayores recursos para invertir, lo que a su vez genera mayor crecimiento y empleo. Esa es la mirada capitalista del siglo 19. Pero el mundo no funciona así y por ello se debe hacer algo.

Uno de los puntos que se ha discutido en esta coyuntura es regular de mejor manera a las empresas que entregan servicios básicos, como luz, agua, salud… ¿Es un punto a mejorar?
Estas empresas están obteniendo utilidades sobre normales, y por ello hay que regularlas. En los servicios básicos actualmente se están garantizando utilidades del 10%. ¿Alguna persona recibe hoy un 10% real por sus depósitos? Actualmente a qué empresa se le puede asegurar una rentabilidad así. Se deberían cambiar los contratos, porque se hicieron en otra época, se deben readecuar al mundo global de hoy.


«El modelo económico en Chile ha transformado a la sociedad en enclaves económicos»

¿Cómo se sale de esta crisis social?
Debe haber medidas de corto y largo plazo. Si quiero apuntar a los problemas que afectan a todos en el corto plazo se deben bajar los medicamentos e igualarse a los precios internacionales. Y eso se hace abriendo las importaciones y preferentemente a supermercados y casas comerciales. No se hace diciéndoles a las farmacias ‘bajen los precios’, si no lo han hecho antes, ¿por qué lo van a hacer ahora? Luego, con lo que se hizo con las tarifas eléctricas de congelar los precios es la ocasión de pasar a sincerar esa industria y que las rentabilidades en Chile sean iguales que en otros países. Lo mismo para el agua, concesionarias, entre otras. Otra medida de corto plazo: si las tasas de interés ahora están más bajas, por qué no se traspasa esa baja de manera instantánea a los créditos hipotecarios y otras deudas de los consumidores. Todas estas son medidas de corto plazo.

¿En las medidas de corto plazo también está el mejorar las actuales pensiones de los jubilados?
Las propuestas del gobierno para pensiones y salario mínimo se ven bien para el corto plazo.

¿Y cuáles serían las medidas de largo plazo?
Para resolver la crisis de representatividad se debe cambiar el contrato social, la Constitución. Se deben cambiar las reglas del juego para tener un futuro ordenado. Estamos en 2019, la Constitución es de 1981. Ahí no se anticipaba nada de los avances tecnológicos que tenemos ahora; las demandas sociales de los chilenos de ahora son muy diferentes a las de 1981. Se debe actualizar. No podemos seguir funcionando con algo que ya está obsoleto.

¿A las empresas se les debe subir impuestos?
No, no se deben subir los impuestos a las empresas. Ellas tienen que ser competitivas y no puede tener un gravamen más alto de lo que es a nivel mundial.

«Para resolver la crisis de representatividad se debe cambiar la Constitución. No podemos seguir funcionando con algo que ya está obsoleto»

El gobierno anunció que no seguirá adelante con la integración del sistema tributario y que analizarán fórmulas para beneficiar a las pymes, ¿le parece una buena decisión?
Sería bueno ver rápidamente el funeral de la reintegración. Al mismo tiempo hay que discutir las medidas para beneficiar a las pymes. En mi opinión, hay que legislar rápido el pronto pago a las pymes proveedoras por parte de las grandes empresas.

Lee aquí la entrevista completa

    COMPARTIR ESTA NOTICIA